5 dic. 2011

"Como animales" (relato)

Si hubiéramos sido humanos le habríamos puesto un nombre rimbombante, como "Conferencia Global del Mundo Animal", pero no deja de ser lo que parece: una extraña, insólita reunión de animales. Un único representante por especie. Todas las especies representadas. Junto a la costa, en la desembocadura de un río, dando así opción de juntarnos seres terrestres, aéreos y acuáticos, tanto de agua dulce como salada. Todas las especies animales del planeta, excepto los humanos. Y las ratas, claro, pero ésas siempre han ido por su cuenta. Están incluso el perro y el gato, criaturas tan cercanas a los humanos, pero sin embargo solidarias con la causa animal. Para sorpresa de la mayoría, han acudido también las diversas especies de simios y primates, a pesar de lo recelosos que hemos estado siempre los demás de ellos. De los que menos me fío son la gallina, pues siempre ha sido una cobarde, y la serpiente, con su mirada sibilina y traidora. Ojalá que el lobo, que no deja de observar a la gallina, relamiéndose, le hincara el diente en el pescuezo. Y ojalá que el caballo, que no cesa de revolverse inquieto, pisoteara a la serpiente. En cuanto al resto de animales... el cuervo y el buitre me dan mala espina, la hiena me pone de los nervios, el lobo me aterra de verdad... Yo sólo soy un pobre búho, viejo aunque lleno de ilusión.

A veces me maravillo de haber podido juntar pacíficamente a especies tan antagónicas como el guepardo y la gacela, el halcón y la paloma, el tiburón y la foca, y en general cualquier especie con las demás. Todo por la causa común: el enfrentamiento definitivo contra la cruel y devastadora humanidad. Estamos hartos de la destrucción que provocan hombres y mujeres. El planeta agoniza por su culpa. Estamos hartos de ver especies hermanas que se extinguen gracias a los seres que irónicamente se autodenominan civilizados. Estamos hartos de vivir bajo su designio, bajo su yugo opresor. Nos hemos reunido hoy aquí, al alba, para definir una estrategia conjunta que nos permita derrocar a la hasta ahora especie dominante.
Pero apenas tenemos tiempo de empezar a exponer nuestros argumentos. Sin previo aviso, un grupo de humanos fuertemente armados nos sorprende y comienza a dispararnos cruelmente, masacrándonos sin escrúpulos.
Cada uno de nosotros intenta huir lo mejor que puede, pero los humanos nos rodean. Aparecen por tierra, mar y aire, perfectamente preparados para acabar con cada uno de nosotros. Han acudido sabiendo perfectamente lo que iban a encontrar. Eso sólo puede significar una cosa: hay un traidor entre nosotros.
En lugar de huir, me encaramo a la rama de un árbol y comienzo a observar la escena. La mayoría de animales caen abatidos cuando tratan de huir. Los más fuertes y osados se enfrentan a los humanos, pero es inútil, no hay nada que hacer frente a sus armas. Yo, sin embargo, busco al animal que nos ha vendido al gran enemigo. Primero busco a los más obvios: el zorro, el topo... pero veo cómo van cayendo uno tras otro. Sospecho también del burro, pero tengo que arrepentirme de dudar de él: no sólo no ha huido, sino que no cesa de cocear a varios humanos, hasta que finalmente lo reducen. Empiezo a temer que el traidor ha escapado, posiblemente amparado por nuestros ejecutores. Entonces, lo veo, al pie del árbol donde me encuentro, observándome. El conejo.
—¿Por qué? –le pregunto. Sé que estoy perdido pero, al menos, quiero saber la razón de su traición, antes de morir.
—Estamos hartos, búho –me contesta, con mirada triste–. Hartos de estar en lo más bajo de la pirámide alimentaria. Los conejos necesitamos dar un salto en nuestra evolución, y la única manera era aliarnos con los humanos.
Entonces observo cómo le vuelan la cabeza de un disparo. Debería alegrarme porque al traidor le hayan pagado con su misma moneda pero sé que, en el fondo, todo esto no es más que una nueva derrota para nuestro planeta.
Fuente de la imagen: PhotoXpress // Autor: BoL
  ------------------------------------------------------------------------
Relato creado a partir de la cita de la semana pasada.

Actualización (19-11-2013): Relato presentado al 'Certamen # 170 XVZ (tema: la avaricia)' de EXTRAVAGANZIA.

No hay comentarios: